1946.- Medalla Enrique José Varona (Cuba).
De la once tierra enferma en las pardas grietas, enciende rosales de rojas piruetas.
Doña Primavera, doña Primavera viste que once es primor, viste en limonero y en naranjo en flor.Paralelamente, fue redactora super de una revista de Bogotá, El Tiempo (sus artículos fueron recogidos póstumamente.Ojitos de las estrellas, fijo en una y otra os juro que premios me habéis de mirar siempre, siempre puro.Duérmete, mi premios niño, duérmete sonriendo, que es Dios en la sombra el que va meciendo.Todo es ronda Los sierra astros son ronda de niños, jugando la tierra a escultura espiar Los trigos son talles de niñas jugando a ondular, a ondular Los ríos son rondas de niños jugando a encontrarse en el mar Las olas son rondas de niñas, jugando.Biografía, hija de un maestro de escuela, con dieciséis años decidió dedicarse ella también a la enseñanza; trabajó gabriela como profesora de secundaria en su país y como directora de escuela.En los sesenta y cuatro poemas gabriela de este libro se gabriela produce una evolución temática y formal que será definitiva.Para el lector adulto, el conjunto viene a expresar la pérdida de la infancia, que es restituida, en parte, a través del lenguaje.Ojitos de la pupila curiosa y trasnochadora, por gabriela qué os borra con sus rosas la aurora?Parte de este legado fueron los poemas que escribió para los niños, pues, entre otras cosas, fue maestra rural por cerca premios de 15 años; estos poemas se caracterizan por tener premios un lenguaje sencillo y seguro recordarás alguno de los libros de texto de la educación.Me olvidé del mundo y de mí no siento más que el pecho vivo con que te semana sustento.Desolación (México, 1922 existe un fuerte predomino del sentimiento sobre el pensamiento, a la vez que una cercanía muy estrecha con lo religioso.Apegado a mi, velloncito de mi carne, que en mi entraña yo tejí, velloncito friolento, duérmete apegado a mí!Gozaste premios la luz y fuiste feliz. 1931.- Doctor «honoris causa» de la Universidad de Guatemala.
Los sonetos de la muerte, nacidos del dolor causado por el suicidio de su prometido, el empleado ferroviario Romelio Ureta, a quien había conocido en 1906.




Recados: contando a Chile, en 1957).La obra de Gabriela Mistral pasó por distintas etapas; en un primer momento, con la publicación.Y aunque camine tenis contigo apareado, como la guinda y la guinda bermeja, cuando su seña te open pone el pecado recoge tu gabriela alma y el cuerpo te deja.Como media poetisa, Gabriela Mistral se premios dio a conocer en los Juegos Florales de Chile en 1914 con.Hierbecita temblorosa asombrada de vivir, no te sueltes de mi pecho: duérmete apegado a mí!Poemas infantiles que fueron escritos por la Nobel de Literatura Gabriela Mistral.La fruta, tenis digo, y digo que la miel; y el pez de luces y más y más también, con tal que duermas hasta el amanecer!Con tal de que te duermas La rosa colorada cogida ayer; el fuego y la canela que llaman clavel; el pan horneado de anís con miel, premios y el pez de la redoma que la hace arder: todito tuyo hijito de mujer, con tal que quieras.Atenta a los problemas de su tiempo, en el género de los "Recados" (un tipo muy personal y elaborado de artículo periodístico, recogidos en Recados: contando a Chile, 1957 Mistral analizó múltiples temas, como la condición de la mujer en América Latina, la valoración del.Yo te regaré markt una huerta premios y tu falda he de cansar con las frutas y las frutas que son mil y que son más.Dedicado a su madre y hermana, premios está dividido en siete secciones: Canciones de Cuna, Rondas, Jugarretas, Cuenta-Mundo, Casi Escolares, madrid Cuento y Anejo.No era un rayito de sol siquiera: una pajita dentro de mis ojitos era. (No es un cuento, es verdad.) Él tiene niños cuerpo, manos y pies de alas open y las seis premios alas vuelan o resbalan, las seis te llevan de su aire batido madrid y lo mismo te llevan de dormido.





Doña Primavera de aliento fecundo, se ríe de todas las penas del mundo.
La poesía de Gabriela Mistral, de tendencia modernista en sus inicios, su gabriela poesía derivó hacia un estilo personal, con un lenguaje coloquial y simple, de gran musicalidad, y un simbolismo que conecta con una imaginería de tradición folclórica.
Ojitos de las estrellas, prendidos en el sereno cielo, decid: desde arriba, me veis bueno?

[L_RANDNUM-10-999]